Investigadores marplatenses del CONICET evaluaron el impacto emocional del aislamiento