Un equipo de CONICET evaluó cómo se modifican los niveles de ansiedad, depresión y afectividad en los argentinos durante la cuarentena